Vida diaria / A Gustavo Cárdenas y Patricio King se les acabó negocio…

Dic 05, 2018

No cabe duda que dirigir un partido político es un gran negocio, los “dirigentes”, así entre comillas porque muchas veces no se dirigen ni solos, utilizan las siglas para negociar política y económicamente e igual venden candidaturas y claro, aman el financiamiento público que les da fortuna.

Cuando se ve a personajes peleando las siglas de partidos, aunque sean chicos, no crea que lo hacen por la ideología o el querer trabajar en esos institutos políticos por el bien del pueblo, no, lo hacen porque saben que estar al frente de un partido político es un gran negocio.

En ocasiones hasta es mayor negocio un partido chico que un grande o el que este en el poder, ¿por qué?, pues  de entrada son a los que menos se les exige,  aunque digan que tienen consejos se manejan de manera autónoma en cada Entidad, son los dirigentes los que parten y reparten y por lo general se quedan con la mejor parte, negocian hasta servir de rémoras y las prerrogativas intactas pueden ir a parar a las cuentas de los “dirigentes”.

 

Lo peor es que con el cuento de que contribuyen la democracia, al final somos usted, yo y todo los mexicanos los que mantenemos también a los partidos políticos y sus dirigentes, que no conformes con lo que se llevan de recursos en cada elección se acomodan en primera lista para alcanzar una posición plurinominal, así muchos sin merecerlo han llegado a ser diputados locales, federales y hasta senadores.

Bueno fuera que aquellos partidos que no representan realmente nada, que solo sirven de rémoras y para negociar posiciones políticas o cobrar favores, quedaran fuera del financiamiento público, no es bueno que los mexicanos sigamos manteniendo tanto bandido.

Pero bueno, como son un mal necesario para el sistema, mientras unos desaparecen porque no alcanzan el porcentaje de sufragios en una elección para seguir negociando, otros aparecen y con ellos es cuento de nunca acabar.

Definitivamente los partidos políticos son un gran negocio, razón por la que aunque sean pequeños sobran los personajes que desean dirigirles o los que les dirigen se resisten a dejar de vivir del financiamiento público que es muy rentable para ellos.

Sin presupuesto no es lo mismo, en ese tema seguramente muy preocupados deben de estar PATRICIO KING, dirigente estatal del Partido Verde Ecologista de México y GUSTAVO CARDENAS GUTIERREZ, a los dos se les termina parte del negocio.

El Instituto Estatal Electoral de Tamaulipas, IETAM, aprobó eliminar el financiamiento público, es decir el dinero que reciben del gobierno, pero que pagamos nosotros, a los partidos Movimiento Ciudadano que a distancia dirige GUSTAVO CARDENAS GUTIERREZ y al Verde Ecologista de México con el que lucra, bueno, donde dicen PATRICIO KING  es presidente.

 

Se quedaran sin financiamiento por los pobres resultados en la elección pasada, de hecho el MC, sino hubiera ido colgado del PAN hoy no tuviera representación y quizá hasta ya hubiera desaparecido.

Mire, en el 2018, entre estos dos partiditos se fue la nada despreciable cantidad de más de 20 millones, alrededor de 11 millones y medio Movimiento Ciudadano y poco más de 9 millones el Verde Ecologista, pero ¿usted cree que todo ese dinero fue utilizado solamente para actividades partidistas?, se duda.

Sin financiamiento público, sin capacidad de negociar, con poca representación es obvio que el próximo año no alcanzarán ni siquiera una diputación local porque  un peso de su bolsa no pondrán para hacer campaña por un partido que ya no da para más, bueno, a menos que cambien de dirigentes y los que lleguen realmente se pongan a chambear o  estén en condiciones para negociar.

 

Por lo pronto, después de la decisión del IETAM de dejar al MC y PVEM sin financiamiento público y en las circunstancias que están esos partidos, a GUSTAVO CARDENAS y PATRICIO KING se les acabó el negocio.